Inicio » chistes de viejos

chistes de viejos

Viejo con tanga

Un hombre viejo entra a una mercería y le dice a la dependienta:
– Me puede dar un tanga, de mi talla.
– ¿Su esposa tiene su talla?
– No es para mi esposa, es para mi.
La chica, sonríe y le dice:
– Váyase a dormir, señor.
El viejo, se baja los pantalones, y la chica, exclama:
– ¡Vaya calzonazos!
– Por poco tiempo, hija, por poco tiempo.

Como el móvil

Una pareja de ancianos estan en la cama y ella le dice a su marido:
– Paco , pareces un teléfono móvil!
El anciano orgulloso responde:
– Que, ¿Vibro mucho?
– No, al entrar al túnel se te cae la cobertura…

Mago en el autobús

Un mago subió a un autobús que iba llenísimo a una hora punta y quiso entretener a la gente con sus trucos.
– Señoras y señores
gritaba
– Muy buenas tardes.
Nadie le hacía caso y el pobre hombre había sacado de la nada un ramo de flores.
Enfadado porque nadie le hacía caso, les anunció:
– Voy a hacer que se eleve este autobús…¡1, 2, 3!
Y entonces el autobús se elevó. Toda la gente asustada le gritó:
– ¡Bájalo, bájalo, por favor!
– Ahhhh, ¿no se creían que pudiera hacer magia, ¿eh?.
Si quieren que baje el autobús, SOPLEN TODOS.
Toda la gente empezó a soplar y el autobús empezó a bajar. La gente estaba emocionada y entonces le pidieron otro truco al mago. Éste les dijo:
– Voy a hacer que a ese viejito que va con su esposa se le suba el miembro. ¡1,2,3!
Y ¡ZASSSSSSS! La cosa se le levantó al viejito y los pasajeros al unísono exclamaron:
-OHHHHHHHHHHHHHH
Entonces se oye la voz de la viejita que grita:
-¡AL PRIMER HIJO PUTA QUE SOPLE LO QUEMO VIVO!