chistes verdes

Amor tranquilo 0 (0)

Un anciano y una anciana se conocen en una fiesta para la tercera edad. Después de charlar un rato, deciden ir a un lugar más tranquilo, estacionan el vehículo y hacen el amor.
Finalizado el acto y mientras volvían, el anciano iba pensando:
– De haber sabido que era virgen me la hubiera llevado a un lugar más cómodo.
La anciana sentada en el asiento del copiloto pensaba:
– De haber sabido que se le levantaba, me hubiese quitado las bragas.

Amor tranquilo 0 (0)

Un anciano y una anciana se conocen en una fiesta para la tercera edad. Después de charlar un rato, deciden ir a un lugar más tranquilo, estacionan el vehículo y hacen el amor.
Finalizado el acto y mientras volvían, el anciano iba pensando:
– De haber sabido que era virgen me la hubiera llevado a un lugar más cómodo.
La anciana sentada en el asiento del copiloto pensaba:
– De haber sabido que se le levantaba, me hubiese quitado las bragas.

Mano en los pechos 0 (0)

En un autobús repleto de gente, sube un hombre. Se coloca al lado de una
mujer guapísima y le pone la mano en los pechos.
– Oiga, podría poner la mano en otro sitio? – le dice la mujer.
Y le contesta el hombre:
– No me provoque, no me provoque…

A gatas 0 (0)

– ¿Has probado hacer el amor a gatas?
– A gatas nunca, pero mi hijo tuvo un conejo que me puso ojitos y claro… Luego fue raro verlo en el arroz.

Gozar de placer 0 (0)

¿Qué cosa mide 18 centímetros y puede hacer que una mujer grite de placer?
– Un billete de 500 euros.