No me mires así

Dos amigos van por el campo.
Se encuentran una escopeta con los cañones recortados.
Sin saber muy bien lo que es, uno de ellos se pone a mirar por los cañones a modo de prismáticos.
Mientras el otro hurga en los gatillos y claro, se dispara.
Los ojos del que miraba por los cañones, se le saltan de las órbitas.
El otro le dice: ¡No me mires así que yo también me he asustado!

Hombre dormido

En un restaurante un hombre espera que quede alguna mesa libre. Ve una en la que un hombre cabecea dormitando.
– Disculpe camarero, ¿por qué no despierta a ese hombre y le dice que hay gente esperando para comer?
– Ya se lo he dicho tres veces y vuelve a quedarse dormido.
– ¿Y por qué no le echa?
– Pues… Porque cada vez que le despierto pide la cuenta y la paga.

Filete con mucho nervio

– ¡Camarero! Este filete tiene muchos nervios.
– Normal señora, es que es la primera vez que se lo van a comer.

Cien vasos de agua

– ¡Camarero, ya le he pedido cien veces un vaso de agua!
– Si, ahora mismo: ¡Cien vasos de agua para el señor!

Calamares a la rumana

– Camarero, ponga una de calamares a la rumana.
– Perdón, señor, será a la romana.
– Irina, cariño, dile al gilipollas éste de dónde eres…