Fontanero en el autobus 2.7 (3)

En un autobús repleto de gente hasta los topes un tío dice de pronto a voz en grito:
– ¡Me quedan tres paradas para bajarme!
La gente pasa de él y piensa que está un poco loco.
Al cabo de un rato:
– ¡Me quedan dos paradas para bajarme!
La gente empieza a mirar para otro lado.
– ¡Señores, que a la próxima me bajo!
La gente sigue pasando de él y finalmente dice:
– ¡Bueno, que ya me bajo en esta!
– Y a nosotros ¿qué nos importa?
– ¡Es que soy fontanero. Suelten ya la tubería que me la tengo que llevar!