Inicio » chistes buenos

chistes buenos

Le hablo a la cerveza

Estaba un hombre comiendo en la mesa con su mujer y empieza a hablar:
– ¡Cuanto te quiero! ¡Gracias a ti he aguantado todos estos años!
– Gracias cariño, pero eres tu o la cerveza la que habla?
– Soy yo, pero le hablo a la cerveza!

Despues de muchos años se donde está

Dos viudas en un cementerio, una llorando desconsoladamente y otra toda feliz poniendo flores. En esto dice la desconsolada:
– Señora ¿Cuanto hace que enviudó?
– Pues hace 2 meses, y usted?
– Pues yo hace 3 años, ¿Cómo es que ha superado la pena tan rápido?
– Hay querida, porque despues de muchos años se donde está y quien se lo está comiendo…

Cañón muy potente

En la sala de partos le dice el médico al marido:
– Enhorabuena señor! Han sido trillizos!
– Si es que ya lo sabía, tengo un cañón muy potente!
– Pues a ver si lo limpia un poco porque han salido los tres negritos!