Hacerle una tarta

0
(0)

La esposa le dice al esposo:
-¿Por qué no arreglas la luz del pasillo?
El esposo contesta:
– ¡Pero si yo no soy electricista!

– ¿Por qué no arreglas ese mueble de la cocina?
– ¡Pero si yo no soy carpintero!

Un día llega el esposo y ve que la luz y el mueble están arreglados y el esposo le pregunta: «¿Cómo has arreglado todo?»

– Vino el vecino nuevo y lo arregló todo.
– ¿Y te cobró algo?
– Bueno, me dio a elegir entre hacerle una tarta o acostarme con él.
– ¿Y de qué le hiciste la tarta?
-¡Pero si yo no soy pastelera!

¿Te has reido con el chiste?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Envía este chiste
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad