Reparar el trapecio

0
(0)

Se sube el empleado de un circo a reparar el trapecio, de repente empieza a dar saltos mortales.
Cuando baja le dicen que debiera dedicarse al espectáculo, que se le da muy bien.
El responde:
– De ninguna de las maneras, yo no me doy otro martillazo en los huevos, adrede.

¿Te has reido con el chiste?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Envía este chiste
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad